En Denver abrirán primera Iglesia Internacional del Cannabis

19/04/17

La primera iglesia dedicada al consumo de cannabis con propósitos espirituales abrirá mañana 20 de abril, sus puertas en Denver, Colorado, primer estado norteamericano donde se legalizó la marihuana con fines recreativos.

Sin un libro sagrado ni jerarquías eclesiásticas, la Iglesia Internacional del Cannabis (ICC) es un foco para personas de todo el mundo que quieren ser parte de una organización que acepta el uso de cannabis en el viaje personal de búsqueda de significado, explicó Lee Molloy, uno de sus tres fundadores.

Este particular templo está alojado en un edificio de principios del siglo XX donde alguna vez estuvo una iglesia luterana y para pertenecer a la congregación hay que hacer una donación que sirve como pago de una membresía.

Los integrantes de la nueva iglesia se denominan a sí mismos 'elevacionistas', porque el consumo ritual de cannabis "eleva nuestras mentes hasta alcanzar la mejor versión de nosotros mismos".

Una de los principios fundamentales de los 'elevacionistas' es considerar la flor del cannabis como un "regalo de la Fuerza Creadora Universal", puntualizó Molloy.

Otra creencia que deben aceptar los 'elevacionistas' es que el voluntariado es mejor que la oración para lograr que el mundo llegue a ser un lugar mejor.

Todos son bienvenidos y todos pueden seguir su propio camino siempre y cuando recuerden vivir según la Regla de Oro", agregó Molly, en referencia a la enseñanza cristiana de amar al prójimo.

Mañana las puertas del templo estarán abiertas para todos quienes quieran participar en la inauguración, pero a los servicios religiosos que se celebren a partir de entonces solo podrán asistir los miembros de la congregación.

Donaciones

Para obtener una membresía basta realizar una donación en línea a favor de la remodelación y restauración del edificio donde ahora opera la iglesia, que necesita reparaciones por una cantidad cifrada hasta ahora en 100 mil dólares.

ICC ya ha recaudado casi la tercera parte de ese monto gracias a las contribuciones de poco más de 90 nuevos miembros y se espera haber conseguido la cantidad total dentro del primer mes de operaciones de la nueva iglesia, según Molloy.

Además de completar la restauración de la capilla, la otra prioridad será que el edificio sea accesible para personas con discapacidades, especialmente veteranos y pacientes de marihuana medicinal.

“Nos alegra haber encontrado un espacio que ya tiene una historia espiritual porque pudimos retener los elementos en uso en esta propiedad", expresó en declaraciones preparadas Briley Hale, miembro de ICC a cargo de la campaña de recaudación de fondos.

Y según Steve Berke, comediante, empresario y cofundador de ICC, la apertura de la nueva congregación es "verdaderamente ser parte de un hecho histórico".

Polémica

La iniciativa de crear una iglesia dedicada al cannabis ha generado todo tipo de respuestas y reacciones, desde quienes lo consideran una parodia o falta de respeto de la religión tradicional hasta quienes afirman que las actividades de ICC tendrán un impacto negativo en un vecindario que ha cambiado relativamente poco durante el último medio siglo.

Un conflicto de interés podría surgir porque uno de los fundadores de ICC, Berke, es a la vez el gerente general de una empresa local dedicada a la venta de mariguana.

Además, el Departamento de Impuestos Locales y Licencias de Denver ya anunció que en las próximas semanas investigará si ICC es realmente un grupo religioso o un club social "recubierto con un manto religioso" para facilitar el consumo público de mariguana.

El concejal John Clark, que representa el distrito de Denver donde está la nueva iglesia, indicó a los medios locales que se asegurará que ICC "seguirá las reglas" para que el vecindario se mantenga "seguro y vibrante".

Pero ICC confía que el hecho de que no se venderá ni mariguana de accesorios para su consumo dentro del templo y que habrá eventos abiertos al público ayudará a mejorar tanto la imagen de la iglesia como las relaciones con la comunidad.

Para Molloy, la controversia no debería existir ya que, según él, "el cannabis es un sacramento, el Sacramento de la Flor Sagrada" ya que, consumido ritualmente, "acelera y profundiza el autodescubrimiento y la conexión con la fuerza creativa universal".

 

/CHG