Heladerías para redimir el calor capitalino

11/04/17

El frío se ha ido y la primavera entró pisando fuerte en la Ciudad de México. El termómetro capitalino, según el Servicio Meteorológico Nacional, ha alcanzado temperaturas de hasta 28 y 30°C en el Valle de México, tendencia que no pretende ir a la baja pronto; por fortuna, en La Capital existen opciones contra el agobiante calor de la temporada: las heladerías. 

Si bien la tradición heladera en la CDMX es larga y no hace falta buscar mucho para hallar un local de este tipo, lo cierto es que desde hace unos 5 años han surgido proyectos netamente citadinos que, con diferentes enfoques, combinan la tradición con la inventiva, logrando refrescantes creaciones heladas que son los paliativos perfectos para la época de calor. Sondeamos el terreno y echamos un lengüetazo por este congelado panorama:

TRAGOS CONGELADOS 

El match de Helado Obscuro se centra en la combinación de perfecto entre tragos y helado: la propuesta sabores exóticos con bebidas alcohólicas en un solo y refrescante postre. La idea le llegó a Romy hace 5 años cuando salió de una fiesta con mezcal en mano y mezcló su trago con un helado; el sabor de esta combinación quedó en ella y puso manos a la obra, al inicio con pedidos personales y luego al abrir el primero de los 8 puntos de venta que hoy tiene. 

Ahí todo cabe: bebidas como ron, mezcal, tequila, whisky, brandy o vodka se mezclan con toronja, maracuyá, fresas y naranja, así como con gomitas de chile, dulces ácidos o malvaviscos, para estas heladas creaciones. 

Helado Obscuro 

Orizaba 203, Roma Norte (entre Coahuila y Chiapas)

 

LAS MÁS COOL

Cuarenta años de experiencia respaldan a la Pantera Fresca, una de las compañías heladeras capitalinas más reconocidas de la urbe. Francisco Macías, alias Paco Paletas, es responsable de que desde hace 3 años esta paletería familiar sea una de las heladerías más populares de la ciudad.

Su creación suprema, Conejo en la Luna (conejo de chocolate con rompope), es una de las paletas más “instagrameadas” de México, pero su repertorio se extiende mucho más allá, con paletas de limón con ositos de goma, vainilla con chispas de chocolate y hasta pan de muerto.

La Pantera Fresca

Puebla 311, Roma (entre Salamanca y Cozumel)

TRADICIÓN Y SABOR ARTESANAL

Gibrán Valverde creció rodeado de heladerías en su natal Guadalajara, y en 1991 puso su primera heladería en Cuernavaca; sin embargo, no fue sino hasta 20 años más tarde que decidió experimentar con este postre y, aprovechando su vena viajera, comenzó a combinar sabores tradicionales para crear originales propuestas.

Producidos estrictamente de manera artesanal, sin saborizantes ni colorantes, los helados de Gibrán son una obra de arte que integra sabores como pozol, flor de lima, cacao, ajonjolí negro, mezcal y cempasúchil, con los frutales, como mango, limón y frutos rojos, para crear combinaciones que refrescan gratamente al paladar.

Helados Gibrán

Mercado del Carmen, Amargura 5, San Ángel

LA NIEVE EN EL BARRIO
 
Ubicada en una de las calles del barrio de Tacubaya, al poniente de la ciudad, Heladería Mi Juanita es un local meramente de barrio. Mario Cuéllar, la tercera generación de familiares que ha atendido este negocio, custodia un par de congeladores donde sabores típicos, como grosella, limón, café y arroz con leche, entre otros, alternan con los más exóticos, como camarón o “panditas”.
 
Además de lo deliciosas que resultan las nieves de este local, llama la atención la afluencia de personas del rumbo y varios foráneos, quienes acuden al local a sabiendas de que siempre habrá un integrante de la familia Cuéllar para atenderlos con un gusto especial y ayudarlos a contrarrestar el calor con una de sus cremosas creaciones.
 
Heladería Mi Juanita
 
Héroes de 1810, Tacubaya
 
 
HELADO CON PERSONALIDAD
 
Con menos de dos años en el sector, Heladería Escandón ya se ha colocado entre las favoritas de La Capital gracias a su apuesta por dotar de personalidad los productos que ofrecen en su local. Nacido de la colaboración entre las hermanas Ilian y Christian Castañeda, fotógrafa y artista respectivamente, este lugar apuesta por helados de sabores diversos, como chocolate con churro, té chai, ate con queso de cabra, entre otros.
 
 
Hay que destacar que, tras una reciente expansión y cambio de local, la heladería también ha crecido su carta y cuenta ya con otros postres, como los taiyakis, peces de galleta con helado y palitos pocky, así como refrescos flotantes y hasta café.
 
Heladería Escandón
 
José Martí 61, Escandón