Un país que se queda sentado, no es opción

10/02/17
Un país que se queda sentado, no es opción

(Foto: Especial)

Por Olivia Zerón

@oliviazeron

Reportera y conductora chilanga. Le gusta hacer televisión y radio. Con debilidad por conocer y contar historias de los demás. Ama el DF.

Para cuando lean esto habrá pasado ya la marcha #VibraMéxico contra Donald Trump (y otra que se organizó al calor de la primera y en la que no me detendré). El debate sobre su legitimidad y la conveniencia de ir o no, permeó las redes sociales. Entre las críticas, se dijo que la organizó Televisa, que era para ricos, que era en apoyo a Peña y que algunos asistentes desprestigiaron antes otras marchas. Argumentos atendibles. Lo que no acepto es que me digan que con mi presencia en la calle, respaldé quién sabe cuántos intereses ocultos. Mi derecho a la protesta es mío y yo puedo gritar o escribir la consigna que me dé la gana. No creo en el llamado hueco a la unidad. Discutamos desde nuestras diferencias, lo que podemos hacer: ahí está el boicot fronterizo #UnasHorasporMéxico en Tijuana o la decisión de la sonorense Alma Siller de devolver su visa. Lo que no es opción es ser un país que se queda sentado mientras le construyen un muro. Preguntas sobre #VibraMéxico:

1.¿Saben que la convocatoria fue lanzada por decenas de organizaciones y centros educativos como la UNAM, el Colmex, la Ibero, el Movimiento por la Paz, Cencos y Amnistía Internacional?

2.¿Saben que una idea central fue requerir al gobierno información permanente sobre las negociaciones con EU?

3.¿Saben que la movilización buscaba contribuir a la búsqueda de soluciones ante la amenaza Trump?

4.¿Saben que también hubo exigencias sobre combate a la pobreza y corrupción?