Cuando sí vale pedalear la bici

18/04/17
Cuando sí vale pedalear la bici

Incluso, el C40 resalta que anualmente se previenen 10 muertes, gracias al aumento de activación física. (FOTO: EDUARDO LOZA)

Son las 8 de la mañana de un lunes de abril de 2017. Un hombre de traje pedalea una bicicleta negra a la altura de la glorieta de La Palma, en Reforma. Maneja con una mano, mientras la otra sostiene un portafolio. Con esta simple acción, él abona a una serie de mejoras para la Ciudad de México en materia de salud, medio ambiente, economía y hasta la prevención de muertes.

Todo inició en 2004, cuando el Gobierno del DF construyó sobre el trazo de la ruta del tren México-Balsas la primera ciclovía, atravesando las delegaciones Tlalpan y Magdalena Contreras. Ahora, más de una década después, la CDMX cuenta con 147.3 kilómetros de infraestructura ciclista, según el ITDP.

Los beneficios netos de los carriles de bicicleta ascienden a más de 65 millones de dólares; esto es casi seis veces más que los costos que representaron, de acuerdo con un estudio elaborado por el C40, uno de los foros internacionales más importantes en la lucha contra el cambio climático.

Esta cifra resulta de los siguientes elementos en la ecuación: mayor ejercicio, menor estrés, descenso de emisiones de contaminantes y menos faltistas en el trabajo.

Incluso, el C40 resalta que anualmente se previenen 10 muertes, gracias al aumento de activación física.

Además, es más rápido trasladarse en bici que en un auto particular en la CDMX, de acuerdo con el documento Mejores Prácticas de Movilidad en Bicicleta, elaborado por la Secretaría de Medio Ambiente (SEDEMA) y la UNAM: la velocidad promedio de alguien que viaja en este medio de transporte es de 16.4 kilómetros por hora, mientras los coches circulan a 15 kilómetros por hora.

El factor Ecobici

El 15 de febrero de 2010, el arranque del sistema capitalino de bicicletas compartidas, Ecobici, fue otro detonante de beneficios en la CDMX.

El programa inició con ocho individuos registrados y hasta marzo contaba con 241 mil 450 usuarios.

En ese sentido, el 82 por ciento de los usuarios tuvieron una mejora positiva en su calidad de vida.

Además, uno de cada cuatro mejoró su salud tras usarla, según el documento del C40.

Esta misma investigación también sostiene que el total de emisiones de gas de efecto invernadero reducidas gracias al uso de Ecobici, en lugar de medios de transporte motorizados, es de unas mil 190 toneladas por año.

Esto representa cerca de 4.2 millones de kilómetros conducidos por un usuario de auto promedio.

Según la Secretaría de Medio Ambiente del Gobierno de la Ciudad de México, en 2014, último año del que ofrecen un registro, se calcularon un millón 685 mil 568 toneladas de contaminantes, en la Zona Metropolitana del Valle de México.

En tanto, una encuesta elaborada por Ecobici, en 2013, demuestra que el principal cambio que ha generado en los usuarios es que ya hacen algún tipo de ejercicio, incluso 18 de cada 100 se sienten menos estresados.

Así, cada vez que alguien pedalea una bicicleta en La Capital, abona a la causa de mejorar una ciudad que adolece por la contaminación, salud y el congestionamiento vial.